Otra gran columna de Javier Ortiz: Los verdaderos separatistas.

No son pocos los días que me quedo con ganas de reproducir la columna de Javier Ortiz tal cual, pero me contengo porque para eso ya existe su página. Sin embargo hoy, como de vez en cuando, me voy a dar el gusto de hacerlo, porque merece la mayor difusión (aunque no sea muy significativo el empuje de este sitio) y porque no hay manera de enlazarla más que durante una semanita.

Los verdaderos separatistas
(Lunes 3 de octubre de 2005)
(Aviso. No lo tengo por costumbre, pero hoy incluyo como Apunte el mismo texto que aparece como columna en El Mundo. Que es éste que sigue.)
A mi buen amigo Gervasio Guzmán se le instaló hace poco, puerta con puerta, una nueva vecina que, a la segunda conversación que tuvieron, y tal vez mosqueada por su acento, lo miró ceñuda y le dijo: «Usted no será ni vasco ni catalán, ¿verdad? Porque yo con vascos y con catalanes no quiero saber nada».
La vecina de Gervasio es un ejemplo arquetípico de separatista.
Conozco muchos separatistas de su estilo.
Están, por ejemplo, los que declaran con gran solemnidad que ellos no compran en una determinada cadena de hipermercados porque sus dueños, vascos, son —dicen— «malos españoles». En consecuencia, acuden a comprar a hipermercados franceses, cuyos dueños deben de ser —digo yo— buenísimos españoles.
Están también —es otro ejemplo, aunque de género muy distante— los que consideran como la cosa más natural del mundo definir la guitarra como instrumento «españolísimo», pero que pondrían cara de perfecto estupor si alguien afirmara que la tenora catalana o la alboka vasca son «españolísimas».
Es gente que identifica España con su propio conglomerado cultural y recela —o abomina, directamente— de cuanto se separa de las pautas y las señas de identidad que tiene por buenas. (No del todo. Porque torcerá el gesto si sale en TVE alguien que canta en catalán o en euskara a traición y sin subtítulos, pero jamás de los jamases protestará porque lo haga en inglés).
Más de una vez he dicho que ejercer de vasco o de catalán —o de gallego, llegado el caso— en la España fetén, patria única e indisoluble de todos los españoles, viene a ser como ser zurdo en tierra de diestros. Sólo un zurdo puede calibrar lo molesto que resulta que casi todo esté previsto para comodidad de los que se manejan con la mano derecha. Para los diestros no hay problema. Ni reparan en el asunto: consideran que la vida funciona así porque es lo natural, y ya está.
Esa situación tiene como resultado que los que ejercemos de periféricos —y de zurdos, que a mí se me junta todo— no nos encontremos nada a gusto dentro de una supuesta comunidad en la que la mayoría oscila entre no tenernos en cuenta, desconfiar de nosotros y mirarnos mal. ¿A quién puede extrañarle que nos sintamos incómodos en semejante compañía?
Jamás he tenido vocación separatista. Soy de natural convivente. Es más: me caen bien —genéricamente— todos los españoles, lo sean por voluntad propia o por obligación. A decir verdad, me cae genéricamente bien toda la Humanidad. Pero, para llevarme bien con alguien, me hace falta que se deje. Es una condición muy elemental, pero imprescindible.
Hay algunos que, según se comportan, se diría que quieren que Euskadi y Cataluña estén en España más que nada para tener con quién hacer vudú.
Son los peores separatistas. En realidad, son los verdaderos separatistas, porque lo son por gusto, no forzados.

21 pensamientos en “Otra gran columna de Javier Ortiz: Los verdaderos separatistas.

  1. Has hecho un verdadero comentario manipulador. queda claro que la inmensa mayoria que no es zurda debe de cambiar y adaptarse a zurdo y que todos lo que opinan algo que no estan de acuerdo con los ciudadanos de una determinada comunidad son unos desquiciados ¡ ENHORABUENA !

  2. Explica que esa determinada cadena de hipermercados ( Eroski ) que muchos ciudadanos repudian es la que ha pagado la fianza impuesta por la Audiencia Nacional, para salir de prision, al Santo de Arnaldo Otegui dirigente de Batasuna.

  3. Hombre Juan es evidente que yo no he hecho el “comentario manipulador” sino Javier Ortiz. Que más quisiera que haber sido yo.

    En cuanto a lo que dices de Eroski vamos , todo el mundo sabe que “son unos etarras”, que no es uno más de esos rumores elevados por sabiondos a la categoría de verdad como ese que de pequeño corría de que la marca KAS era de ETA (por la coincidencia de las siglas hay que ser capullo), o que la libreria de mi antigua facultad era de etarras sólo porque se vendía un fanzine vasco.

    ¿Algún dato que demuestre lo dicho salvo acusaciones sin pruebas en LD, El Cofidencial y todas las bitácoras fachas que gravitan a su alrededor?
    Otra cosa es que muchas empresas paguen en el País Vasco impuesto revolucionario, ¿acaso el ser víctimas de la extorsión les hace cómplices? porque esto lo escuchamos a diario a muchas gentes de la órbita de Basta Ya y me parece increible, el único caso en el que no se entiende que el miedo es libre.

    El problema es que hay un concepto de España un poquita más que estrecho y eso de la “nación de naciones” de la Constitución queda un pelín lejos, que es más o menos de lo que va la columna.
    Saludos.

  4. Siento contradecirte Luis, el comentario es tuyo porque aunque esta escrito por otra persona, TU LO HACES TUYO.

    Los verdaderos separatistas, son los que imponen el terror desde niños a ancianos para conseguir su meta. SALUD.

  5. Vale para ti la perra gorda es mio. O al menos lo suscribo.

    Y nadie está aquí glosando maravillas de terroristas, se habla más bien de quienes alegremente extienden tal condición a todos aquellosq ue no son lo que ellos creen se debe ser.

    P.D: No veo nada malo en ser separatista, se puede no querer pertenecer a un club, lo malo son los que te agarran del pie para que sigas acudieno a sus reuniones y luego encima te imponen sus reglas y te ningunean. De eso también va el artículo de más arriba.

  6. Luis. El miedo es libre y cada uno tiene el suyo, esto esta claro, como tambien esta claro que si por miedo se colabora con una banda terrorista, aunque sea por miedo, eres complice, asi de sencillo. Lo que pasa es que es mas facil pagar y estar tranquilo aunque asesinen con tu colaboracion, que no pagar y asumir las consecuencias.
    QUE QUEDE CLARO, SI PAGAS, COLABORAS Y ERES COMPLICE.

  7. Yo creo que el artículo no va de nada de eso que discutís, creo que el Ortiz este habla de lo dificil que es sentirse diferente o tener intereses comunes en una sociedad, país o estado, donde otros demuestran que les caes mal por eso mismo, pero que no te van a dejar salirte porque…no les da la gana, yo la verdad es que creo que estos que no respetan a los “zurdos” y sus opiniones divergentes, realmente deben darse cuenta de que no tiene cabida compartir nación con alguien a quien detestan, pero estos “estrechos” mentales y es aqui donde no me parece correcto el artículo no están sólo en el bando del nacionalismo españolista, esto se da de la misma manera en el bando del nacionalismo vasco, y por lo tanto está al mismo nivel de intransigencia e intolerancia, inlcuso llegando a extremos racistas, me remito al futbol (como campo de muestras), en la Real sociedad, no puede jugar un tipo de Toledo, pero si puede hacerlo uno de Eslovaquia, las razones esgrimidas es que así favorecen la cantera y no se que más tonterias, ¿la realidad?, no lo sé, pero en todos los equipos de la liga española hay jugadores vascos, que en el fondo no son más que trabajadores ganandose un jornal cuando en determinados equipos otros trabajadores igualmente comunitarios o europeos no pueden hacerlo porque han nacido en Tomelloso. En el campo del Alaves el otro día se hincharon a gritar Puta España Puta España, creo que ahora mismo no habría inconveniente ninguno, y esto lo comento en aras de la libertad que afortunadamente creo que se da, en que el Alaves jugase la liga Vasca, cone l Amurrio, el Lemona, el Sestao, el Eibar, y el Baracaldo, es absurdo sentirse parte de una competición en la que no quieren jugar, para miigual de absurdo que no comprar en un supermercado porque piensas que es de unos tipos que no “te ajutan” pero que igualmente los quieres obligar a que estén contigo. En aras de la tolerancia, sería bueno reconocer que sin entrar en temas mayores como es el terrorismo y todo eso, a nivel social tontos loq ue se dice tontos hay en todos lados y al señor Ortiz este se le escapa, porque a lo mejor unos le caen más simpaticos que otros señalar que “Zurdos” y “verdaderos separatistas” se cuecen en ambas ollas. Lamento haber tenido que recurrir a similes futbolisticos, en fin es lo que hay.

  8. Están muy bien las apreciaciones que haces Antonio, tienes razón en que hay “zurdos” y “verdaderos separatistas” en todos lados (en los mismos que cuecen habas), sin embargo la columna apareció publicada en El Mundo y está más bien dirigida a un público más “contaminado” por un tipo de zurdo de España unamuniana. Si esto mismo lo hubiera escrito en un una revista euskalduna (pongamos por caso) creo conocerle lo suficiente como para saber que habría matizado cosas en ese sentido. Y es que a Ortiz, me parece, es simplemente zurdo de los de verdad (y de nacionalista tiene aún menos que tu o que yo).

    A Juan decirle que me parece profundamente injusto exigir tal heroicidad a nadie, yo de la misma manera que pagaría en un secuestro supongo que acabaría pagando un odioso impuesto revolucionario si hubiera una pistola en la sien de mis seres queridos (o en la mia que coño).

    Saludos.

  9. Una vez, corrigiendo redacciones de chicos de instituto, leí una frase que me encantó: “me gusta ser zurdo porque el mundo esta hecho para los diestros”, por supuesto aquel chaval no hablaba de política, pero siguiendo con la metáfora creo que hay gente que elige ser zurda precisamente para diferenciarse de los demás, lo que es estupendo, lo malo es cuando terminan haciendo lo mismo que le criticaban a los diestros: marginar a todo el que escribe con la otra mano.
    Y cuando un señor que es un simple camionero tiene que ir a trabajar con escolta porque además es concejal del PP o del PSOE y sus propios vecinos le mandan anónimos con amenazas, entonces es que hay un problema mucho más serio que el de la simple vecina que te mira mal al cruzártela en la escalera (que también debe joder que recelen de ti por ser de tal o cual ciudad, no lo niego).
    Esta claro que no se debería marginar a nadie por pensar diferente (o por algo tan estúpido como haber nacido en otra provincia), pero es que hay gente a la que han asesinado por decir en voz alta que es diestra y cuando cosas como esa ocurren a pocos kilómetros de nosotros, preocuparse porque la gente compra o deja de comprar en un cadena de supermercados u otra, decide brindar con cava o con champan, no es más que una frivolidad.

  10. En lo del impuesto revolucionario le doy toda la razón a Luis, es muy fácil desde nuestra situación decir que quien paga es complice, pero hay que ponerse en la del amenazado, que es bien distinta.

  11. NADIE VE DESEABLE LA SITUACIÖN EN EL PAIS VASCO amigo Carlos, nadie lo discute. Ahora, me parece un poco tramposo eso de “mientras siga habiendo gente con escoltas tal y cual” Que a alguien se le trate mal en otra provincia esta mal ahora y lo estará cuando deje de haber pistolas por medio y además muchas veces se toma la parte por el todo. Tiene mayor calado que unas cuantas lunas de coche rotas de todas formas. No son pocos los que, negándose a admitir que otros no tengan que ser como ellos niegan a su vez a esos a los que detestan que marchen por su cuenta. Esos son grandes totalitarios, estén donde estén.

  12. Pues efectivamente. Si a mí me cae mal Pepe, pues que no venga en mi pandilla. Pero entonces, cuanso se quiera ir, no puedo impedírselo. ¿O lo que quiero es obligarle a seguir conmigo para seguirle escupiendo?

    Seamos serios. Si “la periferia”, como algunos llaman con tintes despectivos es España, respétemosla. Y si tanto la odiamos, no sólo dejemos que se vaya: echémosla. Y ojo que no tomo partido por ninguna de las dos opciones: yo soy uno de ésos no-tan-rara-avis que soy a la vez español y catalán (cosa más que obvia de todos modos, no hay más que mirarse un mapa). Y desprecio por igual a los radicales de uno y otro bando, que en los dos los hay.

    Un abrazo respetuoso y conciliador desde Barcelona.

  13. Anda Luis que la que se ha montado con lo del artículo y eso que por lo menos yo creo que sólo pretendia exponer con un poco de humor las incongruencias de los nacionalismos, de unos y otros, porque es verdad que menos español que cantar en catalán es cantar en inglés y nadie se queja. Yo por si las moscas ya me he apuntado a clases de cantones que es un idioma bien bonito, hablado por muchisima gente y con el que nadie me podrá tachar ni de facha ni de etarra y además como no me va a entender ni el tato nadie va a poder llevarme la contraria. Besos

  14. Bueno te lo crees tu que no te entenderá nadie, que yo voy este año a por el “Advance” ;-)

  15. Vuelves a equivocarte ? Luis. Yo no exijo heroicidad ni nada a nadie, doy mi opinion que por supesto puede ser erronea, QUE EL QUE PAGA COLABORA Y ES COMPLICE DE LOS TERRORISTAS

  16. En Guatemala, hace un par de años hubo una gran polémica porque se quería presentar como candidato en las elecciones un antiguo militar que estuvo en el poder a principios de los 80, Rios Mont, un general que está bastante loco y viejo que realmente quería estar en el poder por el simple hecho de tener poder y no como hacen la mayoría que quieren sobre todas las cosas llenar sus bolsillos. Resulta que según la constitución que se hizo en Guatemala no podía presentarse a candidato a presidencia ningún golpista. Pues bien, en una primera sentencia del constitucional de Guatemala por tres votos contra dos no se iba a poder presentar, pero tras ciertas maniobras y amenazas de muerte y demás extorsiones el resultado se le volvió favorable. ¿Era un colaborador de Rios Mont el miembro del supremo que cambió su voto? ¿O puede que simplemente ante las amenazas de muerte de él o sus familiares cambiase su postura?
    A lo mejor hay que ver las cosas desde cierta distancia para no culpar a la gente por sus reacciones tremendamente humanas y comprensibles. No creo que a ningún empresario vasco le beneficie la existencia de ETA.
    Y referente al estatuto basta mencionar el artículo 2 de la sacrosanta constitución española:”La constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho de autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas” Yo entiendo que no hay ninguna inconstitucionalidad en que se denominen nación pues aparece el término en el artículo 2 de la constitución que tanto defiende el PP.
    Yo también soy zurdo y me siento identificado pues en el parbulario un profesor de la vieja guardia me obligó a escribir con la derecha y eso me provocó o acentuó mi dislexia.
    A mí no me gusta ningún tipo de nacionalismo, creo que separan más que unen a la gente. Tanto el nacionalismo vasco, catalán, español… Hace falta un poco más de respeto y comprensión entre la gente y menos banderas que separen.

  17. Exactamente Eduardo tu lo has dicho, en el artículo 2 de la Constitución dice todo eso por lo tanto, desde mi punto de vista, ninguna Comunidad Autónoma debería querer convertirse en un Estado dentro de un Estado.
    Teniendo en cuenta la manipulación de los medios de comunicación y de los políticos que juegan con este “odio”, solo para su propio beneficio todavía por desgracia les hagamos caso. Lo bonito de España es la diversidad que tenemos de culturas.

    Un saludo

  18. pero si lo dice el articulo 2 de la constitucion ……nacionalidades y regiones del estado………….a que viene ahora escandalizarse, yo creo que algunos ni se leyeron la constitucion si es que fueron a votarla, claro que dicen que Aznar no la votó…..ya despues de esto cualquiera puede ser presi………..

  19. Considero que lo que está pasando es una barbaridad, y que lo más importante es saber que hablamos de personas, de nosotros, y que todo lo demás sobra. Por otro lado, me niego a pensar que se les debe dejar pasar porque hace falta mano de obra en trabajos que ninguna otra persona quiere realizar, eso para mí es esclavitud, y nada más.
    Esta situación me asquea. Si tienen que entrar, que entren, quizás deberíamos plantearnos si debemos salir nosotros. Me refiero a este jueguecito absurdo y sucio que se traen entre manos políticos, periodistas y demás muñecos de feria.
    Por azar, vivimos en este pedazo de terreno, y ellos no, quizá por eso todos pensáis/mos que por esa razón, si entran (ya digo que no deberían entrar, sino simplemente caminar) perderemos todas nuestras pertenencias, bueno, que así sea. Es más, seguramente todos viviríamos mejor, porque nuestro acto de hoy así lo representaría. Soy poco o nada espiritual, pero sé que el hombre se hace con sus actos, y nosotros no estamos demostrando serlo, y pensando así no llegamos si quiera a imaginarlo.

Los comentarios están cerrados.