Hiperlocal.es, añadiendo pisadas a mi rastro

Por si mi rastro en la blogsfera no era suficientemente disperso, con artículos diseminados por Intrópicos, Eltránsito.me, La Cuchara, Mastedigo (aquí me tomé un descanso), Madrid Me Mata, Somos Malasaña y Somos Centro, me encuentro inmerso en el lanzamiento de un proyecto nuevo: Hiperlocal.es, o Hiperlocales, según lo queráis leer.

Se trata una vez más de un sitio colectivo, en él, junto a los compinches de correrías en SOMOS, trataremos de ir alimentando un observatorio casero sobre la información hiperlocal en Internet. Quiere ser una biblioteca de ideas inspiradoras, un laboratorio con las ventanas abiertas y un bloc de notas sobre el que reposar las ideas que sustentan un proyecto –el de los periódicos- que le debe más al andar que al plan previo.

Ya se sabe aquello de aprendiz de todo maestro de nada…y muy conscientemente en esas estamos.

Kevin Smith se autodistribuye

Hablábamos el otro día de la tendencia a saltarse intermediarios en la industria editorial. Ahora es Kevin Smith (Clercks, Mallrats, Persiguiendo a Amy, etc) quien ha decidido prescindir de los distribiodores al uso , de hecho en la tradicional subasta de distribución del festival de Sundance (que en esta ocasión se hizo tras la proyección y con la sala llena), el cachondo mental de Kevin dejó con la boca abierta a los ejecutivos de las distribuidoras presentes con uno de sus numeritos. El productor de la cinta, que oficiaba de subastador, dio comienzo a la puja, Smith ofreció ràpidamente 20 dólares…y la subasta se dio por cerrada al grito de ¡vendido!

Smith ha declarado que:

“tenemos que demostrar que cualquiera puede estrenar una película”, proclamando que este es el comienzo del ‘indie 2.0’: “Ya no se trata sólo de rodar nuestros trabajos, sino de estrenarlos nosotros mismos”

Leo en El Séptimo Arte (donde por cierto confunden los 20 dólares con 20 millones):

La idea es llevarse la película de gira por varias ciudades de Estados Unidos, una gira que comenzaría el 5 de marzo en el neoyorquino Radio City Music Hall y terminaría el 19 de octubre, fecha/aniversario del estreno del primer filme de Smith, ‘Clerks’, con el añadido de que tanto el director como su principal intérprete, Michael Parks, presentarían la película personalmente. Una vez concluído el que sería conocido como Red State USA Tour, la cinta podría encontrarse ya disponible con normalidad en salas comerciales de todo el país. El único pero, como bien apunta Smith, es que si el 3D supone un incremento considerable en el importe de una entrada, en este caso las entradas podrían multiplicarse “hasta diez veces el coste de un ticket normal”.

La actriz que inventó el Wifi (bueno, casi)

Hasta hace un ratillo en que por casualidad he llegado a su biografía pensaba que Hedy Lamarr era sólo una bella actriz de cine añejo. Su imagen ha pasado a la historia como la de la dama desnuda de la película Extasis, el primer desnudo integral en una película comercial de hecho. Posteriormente su marido, Fritz Mandl, miembro del partido nazi, intentará comprar todas las copias de la película. Dice la leyenda que Lamarr, que trabajaría también en Hollywood después de huir de su marido, fue el modelo en el que Bob Kane se inspiró para dibujar a Catwoman.

Pero antes de tirar por la senda del artisteo Lamarr había estudiado ingeniería y estando aún en activo, al filo de la década de los cuarenta, depositó en la oficina de patentes la técnica de conmutación de frecuencias, muy importante para la telefonía móvil y la transmisión de datos sin cables. Otros de los inventos de la actriz-ingeniera son un sistema de control remoto de torpedos o una técnica de alisamiento de cutis.

Los inventos de Hedwig Eva Maria Kiesler (así se llamó hasta que el mítico Louis B. Mayer la rebautizara para sus andanzas hollywoodienses) no se llevaron a cabo hasta años después de que ella los concibiera, y en el panorama de la época (en gran medida aún ahora) las actrices siempre eran consortes en la pantalla. Por eso dijo en algún momento con gran ironía que “cualquier chica puede ser glamorosa. Lo único que tienes que hacer es quedarte quieta y parecer estúpida”, y por eso no deja de ser paradójico se la recuerde por su silueta desnuda (y que conste que en esto también fue una adelantada, que no quito mérito).

Actualmente el día del inventor se celebra el 9 de noviembre, el día de su cumpleaños.

#sinmusicaenmadrid no es un rumor caballeros, el tema está en la calle.

En alguna ocasión hemos hablado en SOMOS de hacer un blog de redacción o algo así, un lugar donde contar los entresijos de los reportajes, una foto de nuestro precario backstage…pero de momento no hemos encontrado el momento, nos falta tiempo, somos pocos para repartir el trabajo. El post de hoy va en la línea de suplirlo aunque por supuesto me representa sólo a mi, que para eso está en eltransito.me

El pasado domingo Antonio – “jefe de todo esto” y factótum de Somos Malasaña – me dijo, “Luis mueve esto por Twitter” – yo suelo ocuparme de la cuenta del periódico- y me pasó la modificación de la noticia sobre los conciertos del Picnic en la que hablaba de la anulación de los habituales conciertos acústicos del local. Ellos lo habían puesto en su Facebook.

La verdad es que la noticia tuvo mucha repercusión, el tema indigna porque en una ciudad tan crecientemente yerma de oferta cultural independiente, cada clavo en el ataud nos hunde en la tristeza gris del asfalto un poco más.

Sin embargo twitter es un canal limitado, que sirve bien para “correr la voz” pero donde a menudo funciona “el teléfono estropeado” y en seguida donde ponía “orden” alguien twitteó “ordenanza”, añadiendo un poco de confusión al tema.

En tiempo record Antonio hizo un reportaje muy currado en el que ponía en claro el estado de la cuestión, entrevistando para ello no sólo al dueño del Picnic sino también a muchos otros responsables de locales del barrio: “distintos bares de las calles Ruiz, Manuela Malasaña, San Vicente, Noviciado, lugares donde la música en directo había tenido cabida”. Recoge también las palabras de Javier Olmedo, gerente de la asociación de salas de concierto La Noche en Vivo

El artículo explica perféctamente que las limitaciones no son nuevas, están implícitas en las licencias de café-bar que tienen prácticamente todos los locales de este tipo, y aporta luz sobre lo que en teoría se podría programar: nada.

El tema no es entonces una cuestión de nueva ordenanza sino de voluntad política de ponerse extricto que se respira en la calle y entre los dueños de los locales ¿voluntad recaudatoria? ¿disciplinaria? ¿el enésimo intento de gentrificación del barrio? Ellos sabrán, el gabinete de comunicación del Ayuntamiento por supuesto lo desmiente, también lo hizo cuando el propio Antonio les contactó antes de publicar.

En el twitter de Mauro Entrialgo se puede leer (en paquetes de a 140):

Me han contado esto: dos matutes van a un bar a abroncar porque va a tocar un tío la guitarra y no tienen licencia de sala de conciertos.

>>Es competencia desleal para los que sí que tienen. Llegan unos chinos vendiendo latas y les ofrecen a los propios munipas

>>El del bar pregunta que si les van a pedir la licencia a los chinos. Ellos dicen que no es asunto de su “brigada”.>>

>> Es decir: existe una brigada exclusiva de Gallardón para ir jodiendo a cada bar en el que haya alguien cantando o tocando algo.

El músico Antonio Santo apuntaba en el mismo lugar que

“hace unos días llegó la Policía al bar Diablos Azules (Malasaña) pq un vecino denunció “por no tener licencia para leer poesía”.

Por supuesto sólo la aportación personal de dos personas, pero que viene a confirmar que el tema está en la calle.

Vivir en el Madrid de Gallardón es una putada, el tipo se ha propuesto copiar lo peor de Barcelona, la extrema reglamentación municipal (aunque allí sí hay música) y la musealización moderniqui de la ciudad, y no le ha prestado atención a todo lo que por allí hay de vivo. Lo que es peor, tampoco le ha prestado mucha a lo que hay de vivo por aquí.