El día 365 después de

Levantarme, estirarme, hacer un pis, paseos a la cocina y encender el ordenador. Precisamente hoy hace un año que se me heló la rutina mañanera, había muerto inesperadamente Javier Ortiz. Anoche me acordaba de él con un whisky y la viñeta de Ricardo y Nacho que me dio Charo en una reunión de amigos de Madrid a los que nos unían esas benditas rutinas alrededor de la página del Ortiz. Quedan amigos y miles de palabras sensatas que Iturri sigue agitando cada día. Durante estos 365 días mi vida ha cambiado un poco, un trabajo nuevo y una hija aún sin nombre en camino que me hacen un poco más…diferente, un poco otro eltransito supongo, y sin embargo cada día ante cada titular desasosegante que nos arrincona a hostias sigo haciendo lo mismo, perguntarme que diría sobre esto JOR. Desde Jamaica.

Pensamiento único disfrazado

He estado viendo un rato CNN+, el espacio de Gabilondo, y he acabado bastante asqueado. En la primera parte (de las que he visto) han estado analizando – con la bendición de los periodistas allí presentes- lo retrógrada que es la Iglesia con una serie de expertos reunidos en cónclave para la ocasión. Muy moderno y progresista. En la segunda un par de economistas y expertos se han dedicado – con la bendición de los periodistas allí presentes- a seguir con la construcción más persistente de estos días de pensamiento único, lo inevitable de la “flexibilización” del mercado laboral para salir de la crisis. También muy moderno y por lo visto progresista. El barniz de esta gente resulta ya de un grumoso, la mentida de un trazo tan grueso…

Como medicina me he puesto esta entrevista a Vicenc Navarro en el programa Tesis, que por desgracia no deja incrustar los vídeos de su canal de You Tube