¿Y por qué no nacionalizamos las tarjetas de débito?

Santiago González Vallejo

…No vamos a plantear nada nuevo ni extraño. Se trata de seguir los pasos históricos lógicos que se han dado en otras épocas ante la evolución de los medios de pago. En su día, los billetes nacieron como meras letras de cambio de un banquero de una ciudad al ‘corresponsal’ de otra burgos para que su portador cambiase el papel (-moneda) por el oro o las monedas. Siendo sus emisores privados, se fue transfiriendo paulatinamente esa capacidad, el control y el aval de que ese billete equivalía a la moneda, a los bancos estatales emisores. Hora es ya, creemos, para hacer lo propio con las tarjetas…

Vía Rebelíon.

20 minutos y las Creative Commons.

El conocido diario 20 minutos se ha licenciado como Creative Commons. Existen algunas restricciones: las informaciones de agencia y de terceros en general, y los viñetistas que no quieren que sus trabajos se reproduzcan con fines comerciales. La primera de las restricciones se desprende de la evidencia de que no son contenidos propios y no son ellos quienes debieran liberarlas, la segunda de la apetencia de los autores. A mi en cualquier caso me parecen bien , aunque hay quien piensa que ya puestos….. En cualquier caso me parece “un pequeño paso para el hombre un gran paso para la humanidad”, que así se hace el camino.

Los salvapantallas del horror.

Es curioso como una imagen, literaria o visual, puede recoger de forma tan completa la terrible inmensidad de una situación. Desconocía que algunas de las fotos que tristemente han dado la vuelta al mundo de torturas de soldados norteamericanos y británicos a prisioneros iraquíes fueron hechas para servir de salvapantallas a esos hijos de puta, turistas de la barbarie con cámaras de decomisos al cuello. Menuda imagen la de esos niñatos metidos torturadores jugando video juegos con semejante imagen en su PC. Alberto Piris nos lo cuenta.

Españoles en el holocausto.

El 27 de Enero se va a celebrar en el Congreso de los diputados un homenaje en memoria del Holocausto(el primero de alcance estatal). Se está promoviendo uno también en recuerdo de los muertos españoles en campos de exterminio nazis(del orden de 10.000).

Curioseando por internet leo:

Por lo que atañe a la reputación de los presos españoles, David Wingeate Pike, el autor del libro “Españoles en el Holocausto”, aclara cómo los españoles eran vistos por los demás: Desde el punto de vista de otros presos, los españoles eran hombres honestos, se negaban a matar o denunciar a otros presos, se comportaban muy bien, mostraban armonía y se atrevían a sublevarse contra los SS. Por lo tanto los españoles eran acogidos con mucho respeto. Sobre todo lo que suele alegarse a menudo es el alto grado de solidaridad entre los españoles.

Por muy mezclados que estaban políticamente (comunistas, anarquistas, socialistas, …) todos eran antifascistas – un hecho que posiblemente contribuyó a establecer tan buena solidaridad. Dejaron los partidismos a un lado y se centraron en ayudarse el uno al otro…

No era la condición de víctima lo único que les unía, por más que se empeñen muchos.

Descargar texto completo.

Alternativas.

Europa año cero, en República Internet.

Los ciudadanos y ciudadanas de Europa, representados por la Convención Constituyente escogida al efecto mediante sufragio universal, acuerdan unirse en forma de República Europea, dotándose de la siguiente Constitución:

1.- Europa se constituye en una república democrática de seres humanos de toda clase, sexo y condición, que se organiza en régimen de libertad y justicia.
Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo europeo, constituido en única nación.

2.- Todos los seres humanos de Europa son iguales ante la Ley. Quedan abolidas todas las monarquías, títulos nobiliarios y cualquier tipo de nacionalidad preexistente.

3.- La República Europea renuncia al uso de banderas como instrumento político. Se prohíbe la utilización de cualquier tipo de enseña en los edificios públicos.

Para los que estéis en Madrid el 24 de Enero:

“De cómo los derechos de autor deberían cambiar para ajustarse a la tecnología, o ¿Desde cuándo es buena idea dejar que las discográficas diseñen los tocadiscos?, o Cómo arreglar los derechos de autor y salvar la Internet, a la Sociedad Civil y a la mayor biblioteca de la historia”.

Acudid.

Bill Gates, la “Free Culture” y el comunismo.

Parece que Bill Gates dice una chorrada y el mundo se conmueve, triste señal de su poder. En los últimos días los comentarios más extendidos por la red giran alrededor de unas recientes palabras del tipo con cara de lelo más rico del planeta en las que identificaba a los que estamos en contra de los modelos imperantes de propiedad intelectual con comunistas. Este simplismo típico de la visión americana más caricaturizada de cualquier movimiento “contra” ha hecho correr ríos de html. Con alguno no ha dado precisamente en el clavo Mr Gates con sus apreciaciones (a otros no nos quedan tan lejos las terribles palabras de El Capital), y es que dentro de quienes simpatizan con la “Cultura Libre” caben muchos tipos, estereotipos y “atipos”.

Desde BoingBoing han surgido ya las primeras propuestas iconográficas para el movimiento creado por el “Señor de las Puertas” y hasta algunos se han dado prisa en crear camisetas para la ocasión. ¿Dejará de desfilar el careto del Che por las pasarelas de Milán en detrimento de la “c” del copyleft?

Las palabras de la discordia:

“No, I’d say that of the world’s economies, there’s more that believe in intellectual property today than ever. There are fewer communists in the world today than there were. There are some new modern-day sort of communists who want to get rid of the incentive for musicians and moviemakers and software makers under various guises. They don’t think that those incentives should exist.”