Risas son pistolas.

Hoy me he dado un atracón de humor genial, esta tarde la he dedicado a hacer pesas con el coco a base del arma más peligrosa para el enemigo (y una de las pocas que no nos está enteramente vedada). He visto dos películas: La Última noche de Boris Gruschenko y El Gran Dictador. A veces nos ponemos muy circunspectos y pesados, es comprensible porque el panorama no invita al optimismo. Por otra parte tampoco me gustan las actitudes cínicas de vuelta, destructivas. Pero la risa es lo que nos queda.

Curiosamente en las dos películas se da una sátira antibélica (entre muchas otras cosas). “-Esto es una guerra: si ellos matan más rusos que nosotros franceses ganan, si nosotros matamos más franceses que ellos rusos ganamos-¿Y qué ganamos?”Contesta el joven Gruschenko (Woody Allen). Genial. Después de ver las películas he decidido incluir en “Artículos robados” el discurso final de El Gran Dictador. Me he preguntado si no estaría muy visto, o incluso si no resultaría “muy light”. Lo primero me he dado cuenta de que no importa lo más mínimo. Escuchamos las canciones miles de veces y nos siguen gustando, a veces más con el tiempo, sin embargo no solemos releer las cosas a menudo (al menos yo)¿Por qué no hacerlo? En cuanto a si el fragmento es lo suficientemente “radical”…menudo payaso puedo llegar a ser, que pensamiento más cretino y lleno de prejuicios. Puede ser un texto algo liberal , pero los conceptos que contiene son revolucionarios. Si la letra impresa en la declaración Universal de Derechos Humanos se cumpliera realmente sería maravilloso.

En fin yo os invito a reír (en estos momentos Pedro Ruiz entrevista a Mariano Rajoy: nada recomendable). Estoy tentado de ponerme Sopa de Ganso.

Angustiosa pesadumbre.

Hay momentos de pesimismo enquistado en los que el nihilismo de uno haría sonrojar al mismo Nietzsche, hay etapas de angustia y rabia en las que se tienen deseos inconfesables de destrucción y muerte (pienso ahora en una periodista). Yo en estos instantes siento una tremenda repugnancia de ser Español. Nunca fui un patriota, eso lo sabe todo el mundo que me ha tratado, pero hoy es uno de esos días en los que no me siento impotente, ni rabioso, ni peleón..o también, pero ante todo siento asco por España. Asco porque no puedo soportar ver la enésima lección de hipocresía, y lo que es peor, porque no vislumbro a mi alrededor más que cuellos asintiendo, como si estuvieran comiendo pollas, todos y todas tragando con este pan tan ácido de cada día.

El País afirma que “le pudo la vanidad”, ABC titula “Las malas compañías”, El Mundo le llama “atolondrado” y pide que se le aplique el Código Penal, El Periódico de Catalunya dice que “la torpeza de Carod le deja pocas salidas que no sean la dimisión”, La Vanguardia señala que “Carod-Rovira ha protagonizado uno de los dislates mayores de la política catalana”, La Razón va por “la credibilidad de Zapatero” y El Correo titula “Grave irresponsabilidad
Este es el resumen que he copiado y pegado por ahí (periodistadigital, para que no digan que no cito). Vaya, unanimidad. No he parado en todo el día de escuchar como se identifica a Carod Rovira con ETA, curioso cuanto menos ¿No era el cese de la violencia el fin de la reunión? Es imperdonable una reunión con los asesinos, ah entonces lo de Argel, lo del PP y hasta parece ser lo de Pedro J. debieron ser visitas de cortesía. Son todo detalles sin importancia. Y Zapatero…este tío es tonto. Por cierto el PP ya se agenció la presidencia de la Comunidad de Madrid fuera del campo, ¿es lo mismo que ahora en Cataluña? ¿Será que los servicios secretos españoles saben muy bien que mano les da de comer como los empresarios?¡Que asco!

Viernes noche en casa.

Hay dos razones para que esté a estas horas del viernes en casa (apostaría a que son las más comunes): una de ellas es estudiar y la otra es estar enfermo. Hace mucho tiempo que no hago sacrificios de este tipo por los estudios; la segunda opción pues. De hecho llevo todo el día en casa sin salir.

Suelo ponerme muy reflexivo cuando estoy malo, diría que me pongo estupendo si encuentro un trozo de papel y un boli. Prefiero mil veces ponerme a escribir lo primero que me salga a pararme a pensar en lo que estoy diciendo, sin embargo no tengo ese privilegio. No me sale tan bien a la primera y lo que antes no importaba, ahora sí.

He venido a parar aquí como un auténtico novato del viernes noche en casa. Es completamente tentador este rincón anónimo y me he dicho: voy a ver si me deja el mismo sabor de boca que el pedo. Lo primero de todo, me he emocionado con el artículo que viene inmediatamente después de éste. Todo lo autopunitivo me parece tan conmovedor, creo que tiene mucha más fuerza que si la buscas en el tono. Los fuertes se terminan despistando en algún momento y entonces resultan tan desamparados.

No me cuesta nada transcurrir en la debilidad, al principio me dejaba llevar, luego me construí una casa allí y ahora vivo de lo que da el campo nada más. Veo cómo toda esa gente; nosotros, vosotros, nos vamos haciendo fuertes a fuerza de crecer porque todo el mundo sale de casa con otra cara, esperando batirse con el primero que trate de engañarle en esta competición de lo ajeno, de lo violado, en la que nadie pone su verdad en la acera, todos juegan a hacer trampas.

Mientras el tiempo pasa con una carcajada terrorífica ante lo que contempla. Es como mi pequeño ‘yo débil’, tan solitario en su casa, en su mundo particular, huyendo de la necesidad de armarse ante la mentira que nos están haciendo vivir o peor, que hemos escogido vivir así. Toda esta pantomima en el Teatro Real merece un emocionante último acto de los que no existimos.

Yo también voy a recuperar una cosa que escribí una vez (la entrecomillo como el que ha dejado de ser lo que fue):

“Los días, qué frágiles se mueren y por mucho que los cuide, siempre se me caen de las manos. Cuando no estás, qué solo me quedo, pensando qué frágiles se mueren los días.”

Enfermo Social.

Voy a recuperar un texto que escribí cuando Eltránsito nacía(acaso el segundo) y que por razones del azar ya no se encuentra en la página.

Enfermo Social.

Me llamo Luis y soy un resentido social (como Javier Ortiz), un damnificado de mi empeño en enterarme de lo que sucede alrededor, un enervado compulsivo, irremediablemente circunspecto, aunque me empeñe en reír porque una carcajada es lo que más le duele al enemigo.

Así podría empezar una presentación para una terapia de grupo que tratase de curar el síndrome de “Esquizofrenia Mundial Interiorizada”. Yo lo padezco. Se trata de una afección peligrosa que sobreviene cuado un individuo hace suya la inmundicia mundial (esto es, un mundo sin mundo), y sus síntomas lo definen bien: estar bien jodido y hervirte la sangre a rabiar. A menudo sucede que los que tenemos este mal no nos damos cuenta cuan grave es. Frecuentemente la gente nos mira con desprecio, nuestras opiniones les producen risa o indignación (o somos unos ilusos o somos terroristas en potencia). Pero es bien conocido por todo el mundo que este síndrome tiene la misma cura que la gripe: tiempo, y los mismos que se ríen o se indignan luego se apiadan, “aún eres joven, ya cambiaras tus ideas”. Es cierto que todavía soy joven pero hace más de diez años que escucho esta receta y lo mío va a peor. Creo que en cualquier caso estos médicos no curan a la gente, los anestesian para que jueguen infiltrados. La OMS no se ha pronunciado.

Reconozco que algunas mañanas me levanto con el ánimo de hacer volar el Teatro Real, aquí en Madrid, ese edificio tan simbólico de la cultura de élites. A medida que mojo las galletas en la leche pienso que el solar iba a quedar sembrado de chicos del conservatorio y melómanos hipotecados. Vaya, ya ni la ópera es lo que era. Esa es nuestra impotencia (segunda característica importante de la sintomatología), el ser tan pocos y estar tan mal considerados, no como los del “Síndrome de Indiferencia Adquirido”…

En ocasiones mis familiares me han sorprendido discutiendo acaloradamente con la radio o el televisor. Sí, ya se que los monigotes del aparato no me oyen (y aunque me pudieran oír no me escucharían), pero es que a veces sueltan unas perlas…Y lo peor es que se quedan tan anchos que a mi me dejan a cuadros y sujetándome la mandíbula. Si no fuera masoquista ya habría atentado contra la tele, eso si encapuchado, no me vayan a procesar Garzón o la Campos.

En un ejercicio de memoria estadística me pregunto lo siguiente: en las ocasiones en las que has tenido conocimiento sobre cualquier cosa tratada por los medios de comunicación ¿en qué medida han reflejado estos la realidad en la manera como tu y los que te rodeaban la percibíais? No podría dar una cifra exacta, claro está, pero tendería a cero. Categóricamente. O mienten ellos o yo estoy loco, y creo que va a ser lo último.

Y voy a tener que andarme con más cuidado, porque muchas noches salgo a tomar unas copas con los colegas y tengo fuertes ataques( no son recaídas, nunca me he curado). Claro que mis amigos ya me conocen y saben que no soy agresivo, e incluso algunos comparten conmigo la “ Esquizofrenia Mundial Interiorizada”, pero no todo el mundo lo sabe y mucho menos la autoridad. Yo comprendo que se aísle a los locos si son peligrosos, así que si me escucharan enzarzado en una de estas conversaciones nocturnas me podrían detener, y nada me irrita más que los empujones de soberbia vestidos de uniforme. Más que las batas blancas. La cordura es la “democracia”(su democracia), y la locura es lo que está fuera del sistema(mi democracia).

Si no me asiste la madurez me veo discutiendo con la radio a los cuarenta, y quizás una mañana decida que sí voy a intentar por fin lo del Teatro Real, o quizás un magnicidio (más bien tiranicidio). Ni me imagino con barba de vacaciones en Cuba, una semana en el Meliá y otra con unos compañeros de La Habana, ni me imagino un domingo yendo a votar con la familia. Me imagino en una terapia de “enfermos” que se constituya en asamblea y decida atentar contra el televisor. Y que le jodan a Garzón.

Felicidades de Mirentxu.

Os transmito hoy esta nota de felicitación y celebración de una de nuestras miembros más activos. Gracias por tus ganas Miren.

¡Muchas Felicidades para Eltránsito! ¡Pasó del 03 al 04! Aunque no tiene aún un año de vida, el bebé cada día está más grande y más fuerte, cada día se acentúa más su carácter luchador, apasionado y peleón, inconformista y reivindicativo de todo aquello que nos quema el alma. Gracias a Eltránsito por permitirnos nuestros desahogos cuando creemos que debemos gritar lo que pensamos, gracias por ser una puerta abierta a todos, gracias por permitirnos la comunicación verdadera en la que el único interés que tenemos es informar de lo que sabemos o intentar que se sepa lo que nos hace hervir la sangre.
Personalmente estoy muy orgullosa del retoño transitero, me declaro forofa del susodicho y os felicito a todos por la calidad de las aportaciones que he leído, quiero felicitar al padre de la criatura que no se olvida de darle de comer, de beber y de mejorarla cada día. Muchas felicidades a todos los transiteros.

Ley antivelo en Francia.

Cuelgo aquí un mensaje de respuesta que he incluído en un foro en el que suelo participar. El asunto que se debatía es la ley francesa según la cual se prohibirá en las escuelas públicas lucir símbolos religiosos ostentosos. Parece claro que una cruz en el cuello no se considerará “ostentosa” pero un pañuelo cubriendo la cabeza si. En el foro había acuerdo acerca de lo peligroso de esta ley segregadora en la uniformidad, he aquí me pequeña aportación

En Europa somos de una soberbia cultural tan aplastante como simplista. A mi también ma parece una monstruosidad, como seguro que a vosotros, por ejemplo, la ablación del cítoris, pero lo único que se consigue presionando (imponiendo vaya) a los paises para su prohibición es que las mujeres a las que no se les practica en muchas areas rurales queden excluidas socialmente, estigmatizadas en sus sociedades y condenadas a una vida de indigencia o prostitución. Otro ejemplo. Recuerdo que alguien colgó un texto muy interesante de Mujeres en red donde se exponía el lado perverso del famoso caso de Amina, condenada a lapidación, como aún quedaban varias instancias de apelación nacionales, (por lo visto allí mas modernas que las locales), y como frecuentemente se podían eliminar estas condenas terribles. Sin embargo, según quien firmaba el texto (que era de una asociación que luchaba por los derechos de la mujer en el mismo país) las presiones internacionales ya en otro caso en el pasado habían tenido un efecto contrario al buscado, por verse como un desafío y una injerencia por las autoridades nigerianas. La condena fue conmutada por pena de carcel por un tribunal y la noticia en Europa fue que Amina Lawal se había salvado gracias a lo buenos que somos ,que habíamos presionado para ello. Otro ejemplo más. Por supuesto que considero un avance social indiscutible la prohibición de que trabajen niños en las fábricas, pero esto se puede dar en la coyuntura europea, nunca en la asiática, donde sin el trabajo de estos menores es imposible que subsista la unidad familiar entera. Es mejor que se mueran de hambre pero que no trabajen, que es una imagen terrible que nuestras conciencias de occidentales no pueden soportar. La prohibición velada del velo en Francia se enmarca en estas actitudes soberbias que conciben al hombre occidental como elemento altruistamente civilizador (Ja! altruistamente) que nos impide hacer un análisis con un mínimo de profundidad. Habrá quien me acusará de relativista: un poco lo soy desde luego.Todos los europeos somos hijos de la ilustración en gran medida, incluidos los que nos consideramos marxistas, obreristas, anarquistas…y parece que algo hemos heredado del despotismo ilustrado.

Pelis románticas.

Estuve viendo este fin de semana un par de pelis, coloristas comedias románticas ambas. La primera Abajo el amor, la vi en vídeo, una de esas gozosas sesiones en casa de sillón, comida y autocomplaciencia en la pereza. Que decepción más grande, esperaba un poco más de Renée Zellweger y Ewan McGregor haciendo de Doris Day y Rock Hudson, pero todo se queda en la recreación, algo así como Cuéntame.La historia es mala, los enredos facilones, la resolución de la peli de coña…Me quedé con ganas al llegar a casa de ponerme una de Cary Grant y olvidar ese pastiche con aires de Betty Friedan mal entendida. La segunda, Todo lo demás, seguro que me gustó más, si tomo como indicador el hecho de que enseguida olvidé que me habían vendido las peores entradas de la sala. En realidad la peli empezó flojilla pero a medida que avanzó mejoró, y me ha dejado un regustillo muy sabroso.Un “pero”,¿por qué los actores que protagonistas de las pelis de Woody Allen le imitan descaradamente? Ya lo hizo Keneth Branagh y en esta Jason Biggs (American Pie) tartamudea a discrepción. Otra cosa más: un poco jóvenes los actores para ser creibles en el papel de pijos intelectualoides de Nueva York. Sigo esperando los últimos tiempos una comedia romántica que me haga salir a la calle “con un beso por fusil”.